Los Disfraces
 
LOS DISFRACES
 
INTRODUCCION
El Señor Jesús nos hace una advertencia acerca del cuidado que tenemos que tener de la hipocresía.
En Lucas 12:1 “Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía”. Esta palabra según el diccionario es actuar bajo una parte fingida, es decir, mostrar algo, pero ser otra cosa; en definitiva, esta relacionado con engañar.
DESARROLLO
Veamos en la palabra algunos ejemplos:
1º Samuel 28:8 “Y se disfrazó Saúl, y se puso otros vestidos, y se fue con dos hombres, y vinieron a aquella mujer de noche; y él dijo: Yo te ruego que me adivines por el espíritu de adivinación, y me hagas subir a quien yo te dijere”.
Saúl no confió en Dios, y eso le provocó tener miedo; la circunstancia lo venció, y se turbó su corazón.
En esta condición consulta a Dios, pero el Señor no le responde y esto lo llevó a buscar por otros lugares.
De esta manera, tanta gente cuando no reciben una respuesta en el momento, o cuando no reciben la respuesta que esperan, se van a buscar por otros caminos; pero solo el Señor Jesús es El Camino verdadero que nos conduce al Padre.
Saúl se disfrazó poniéndose otros vestidos; aquí vemos el peligro de “sacarnos” el vestido de hijos de Dios y en esa condición fue de noche a consultar por medio del espíritu de adivinación.
Una cosa indebida nos va llevando a otra peor.
De esta manera logró no ser visto por la gente y hasta llegó a engañar a la adivina; pero hay alguien a quien no podemos engañar, a Dios.
Dios le había dicho a Saúl que le quitaba el reino y se lo entregaba a David como consecuencia de no obedecer a la voz de Jehová.
1º Reyes 14:2 “Y dijo Jeroboam a su mujer: Levántate ahora y disfrázate, para que no te conozcan que eres la mujer de Jeroboam, y vé a Silo; porque allá está el profeta Ahías, el que me dijo que yo había de ser rey sobre este pueblo”.
Jeroboam además de hacer mal las cosas mandó a su propia mujer a disfrazarse y la envía con diez panes, y tortas, y una vasija de miel; es decir no con las manos vacías. En diferentes pasajes vemos como los que buscaban a Dios no se presentaban con las manos vacías, y obtenían respuesta.
Este rey envió a consultar a quien le había dado una buena noticia y se cumplió; que iba a ser rey; y como su hijo cayó enfermo mandó a su mujer a consultar al profeta.
Pero por mas disfraz que la mujer se puso, Dios le habló al profeta y le advirtió que la mujer del rey llegaría a su casa disfrazada, y le declaró que por cuanto hizo lo malo a los ojos del Señor vs. 9 y 10 el mal vendría sobre toda su casa y además de esto, el niño moriría; y así fue.
1º Reyes 22:30 “Y el rey de Israel dijo a Josafat: Yo me disfrazaré, y entraré en la batalla; y tú ponte tus vestidos. Y el rey de Israel se disfrazó, y entró en la batalla”.
Aquí el rey de Israel es Acab, y al igual que todos los hombres, no puede escaparse del juicio de Dios.
Un hombre del ejército enemigo disparó una flecha a cualquier parte; pero Dios dirigió la flecha al abdomen de Acab, donde la coraza no podía protegerlo.
No hay disfraz que nos esconda o nos proteja del Señor.
Además de estos ejemplos, una persona se puede disfrazar pero sin disfraz, como es esto; no necesariamente tengo que tener un disfraz o una máscara física.
Gálatas 2:11-13 “Pero cuando Pedro vino a Antioquia, le resistí cara a cara, porque era de condenar.
Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión.
Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aún Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos”.
Pedro era judío, pero aquí ¡se disfrazó de judío! Porque quería quedar bien con los que habían llegado de parte de Jacobo; entonces no se juntaba con los gentiles.
En el vs. 11 hay versiones que nos enseñan que, en lo que Pedro estaba haciendo, se estaba condenando; es decir, la hipocresía nos condena.
Por  mas que hagamos lo que hagamos sino nos apartamos de la hipocresía nos condenamos y seremos espectáculo de juicio.
Por eso debemos dejarnos redargüir por el Espíritu Santo par que el nos guie ala verdad no ala hipocresía que se vive hoy en Día la mentira dura hasta que la verdad de Dios llega no nos confiemos de vivir una vida doble e inconstante en el evangelio porque si somos tibios el señor nos va vomitar dice su palabra.
La palabra nos enseña que Satanás también se disfraza; leamos 2ª corintios 11:14-15 “Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.
Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras”.
El fin con el cual el Diablo se disfraza y también sus ministros, es engañar.
Debemos evitar el contacto con estos ministros fraudulentos ya que buscan contaminar y contagiar a los hijos de Dios por sus malas doctrinas y caer en error de ellos y sus propios caminos lo cual nos llevara a la perdición juntamente con sus obras.
Dice Jeremías 13:23 “¿Mudará el etíope su piel, y el leopardo sus manchas? Así también, ¿Podréis vosotros hacer bien, estando habituados a hacer mal?
CONCLUSION
Necesitamos permanecer en el Señor y es muy importante estar bajo una cobertura seria, ya que la palabra nos muestra que también hay un evangelio disfrazado, según 2ª corintios 11:4, por eso pidamos al Señor discernimiento y ocupémonos en conocer su palabra.
 

Pastor General: Augusto Chan

Defendiendo La Sana Doctrina
 
  Hoy habia 2 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=